25.6.17

Carrera científica en España, ¿carrera de fondo o utopía?

La FECyT ha actualizado su mapa general de la carrera científica española, donde se muestran las diferentes posibilidades para desarrollar la carrera científica en España, tanto a nivel europeo, nacional o regional. Es un documento muy completo aunque un tanto desalentador, sin lugar a dudas. Puedes consultarlo completo en este enlace
Fragmento de el mapa sobre la carrera investigadora en España
Cuando digo que es desalentador, me refiero a que en este mapa se ponen de manifiesto todas las carencias de nuestro sistema de I+D+i a todos los niveles. Casi todas las regiones españolas tienen programas de doctorado, a lo que hay que sumar las becas nacionales e internacionales, está claro que las oportunidades para iniciar una carrera investigadora son ricas y variadas. Además, con gran alegría he podido comprobar que casi todas las regiones tienen programas de becas predoctorales, lo cual es un gran valor para generar conocimiento e innovación en cada región. Hasta aquí podríamos decir que España y casi todas sus regiones, aprueban, incluso alguna región se merece un aprobado alto.
El problema viene al terminar el doctorado, como he dicho, este completo mapa muestra las debilidades de nuestro sistema. Creo que debilidad es una palabra bastante suave para definir lo que ocurre. Básicamente a partir del periodo doctoral, las ayudas y contratos se reducen significativamente, desapareciendo en muchas regiones. Y aquí está el verdadero problema del sistema. A nivel formativo creo que es bastante bueno, en mi caso y los de alrededor, a pesar de que vivimos la crisis de lleno hemos sacado buenas tesis con un currículum aceptable, podemos decir que estamos bien formados y preparados para desarrollar una carrera científica en condiciones. El problema es el dónde realizarla. El gobierno central como los regionales ponen o dicen que ponen mucho esfuerzo en formarnos pero si luego no son capaces de asimilar a esas personas formadas...el "esfuerzo" es totalmente en vano. La clave de generar una sociedad con investigadores bien formados es para acabar generando un impacto sobre la economía de una región y sobre la sociedad. Pero si el sistema no es capaz de asimilar a esas personas, este esfuerzo es inútil, para dicha región o país. Ya que acabamos teniendo que emigrar a otros países que son los que de verdad se benefician de esa excelente formación que hemos tenido en España. Y este es el verdadero problema.
La movilidad es necesaria en la ciencia, eso está claro. Pero si entendemos una movilidad dentro de un sistema cíclico donde te vas al extranjero para adquirir aptitudes que luego puedes aplicar en tu centro de origen y así darle un valor añadido. La movilidad como la entiende el gobierno español es, te doy esas aptitudes y otros países las aprovecharán, así de sencillo y así de estúpido. La ciencia es internacional y debe nutrirse de un flujo de personas que se mueven por el mundo transportando conocimiento y saber, el problema es que en este país hay un cuello de botella enorme que no permite afianzar a personas bien formadas y por lo tanto esperar a que estas generen impacto.
No quiero que este artículo parezca de un político que solo se queja y no habla de soluciones, creo que hay soluciones para cambiar esta problemática. La primera es que los políticos españoles (TODOS), abandonen el cortoplacismo y sean  conscientes de que si de verdad quieren que este país progrese hay que hacer planes a largo plazo. Todos exigen un plan nacional de educación y sanidad, algo totalmente necesario, pero es que estos dos planes nacionales deben sostenerse sobre un plan nacional de ciencia e innovación, por que son pilares fundamentales de la educación y la sanidad. 
Otro aspecto a mejorar es la transferencia del conocimiento a la empresa...pero en un país donde las mayores empresas son de construcción y de turismo es algo muy complicado también. No creo que la solución sea meter más dinero en las ayudas Torres-Quevedo, sino de verdad hacer una apuesta valiente por start-up y empresas que hagan I+D+i y que puedan generar un gran impacto, al igual que potenciar las OTRIs universitarias y unidades similares en centros de investigación. La ciencia no puede quedarse en los papers, pero los científicos no estamos capacitados para crear empresas, necesitamos un apoyo institucional que nos sustente.
Finalmente habría que cambiar el modelo de la investigación en universidades y centros de investigación públicos para poder garantizar el reemplazo. Cambiar modelos como el del PDI que genera profesores a los que no les gusta investigar e investigadores a los que no les gusta la docencia, dañando tanto la educación como la investigación. Como he comentado ambos conceptos deben ir ligados, pero no de esta forma. Puede haber un docente excelente en un ámbito, que esté al día de las investigaciones más punteras, pero que centre su tiempo en la docencia, ya que la figura del PDI obliga a centrarse en la docencia, en pedir proyectos y justificarlos, en dirigir TFG, TFM o Tesis doctorales y en hacer gestión dentro de su tiempo...esto es bastante difícil y hace que este personal acabe muy quemado. Otra solución es ofrecer apoyo logístico y burocrático como con unidades que ayuden en la elaboración de proyectos. Cambiar los modelos docentes incluyendo seminarios punteros, prácticas reales, etc. Por último sacar a los políticos de la ciencia, no a la ciencia de la política como ocurre actualmente, ¿por qué? por que no la comprende, no saben sus plazos ni sus limitaciones, no saben su potencial, al no entenderla se sienten ignorantes y por lo tanto vulnerables...lo que hace que ni la mencionen. Seguimos teniendo políticos que niegan el cambio climático, mientras nos achicharramos. Mientras estos políticos sigan en el poder, nunca cambiará ese mapa de la carrera investigadora.
Estas son algunas de las soluciones que se me ocurren, desde mi visión de joven investigador que solo lleva 5 años en este mundillo. Está claro que los burócratas de la ciencia tendrán otra visión, pero quizá deberían pasar unos meses entre poyatas para ver los problemas reales y así ofrecer soluciones reales. 
JFR, 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario