25.6.17

Carrera científica en España, ¿carrera de fondo o utopía?

La FECyT ha actualizado su mapa general de la carrera científica española, donde se muestran las diferentes posibilidades para desarrollar la carrera científica en España, tanto a nivel europeo, nacional o regional. Es un documento muy completo aunque un tanto desalentador, sin lugar a dudas. Puedes consultarlo completo en este enlace
Fragmento de el mapa sobre la carrera investigadora en España
Cuando digo que es desalentador, me refiero a que en este mapa se ponen de manifiesto todas las carencias de nuestro sistema de I+D+i a todos los niveles. Casi todas las regiones españolas tienen programas de doctorado, a lo que hay que sumar las becas nacionales e internacionales, está claro que las oportunidades para iniciar una carrera investigadora son ricas y variadas. Además, con gran alegría he podido comprobar que casi todas las regiones tienen programas de becas predoctorales, lo cual es un gran valor para generar conocimiento e innovación en cada región. Hasta aquí podríamos decir que España y casi todas sus regiones, aprueban, incluso alguna región se merece un aprobado alto.
El problema viene al terminar el doctorado, como he dicho, este completo mapa muestra las debilidades de nuestro sistema. Creo que debilidad es una palabra bastante suave para definir lo que ocurre. Básicamente a partir del periodo doctoral, las ayudas y contratos se reducen significativamente, desapareciendo en muchas regiones. Y aquí está el verdadero problema del sistema. A nivel formativo creo que es bastante bueno, en mi caso y los de alrededor, a pesar de que vivimos la crisis de lleno hemos sacado buenas tesis con un currículum aceptable, podemos decir que estamos bien formados y preparados para desarrollar una carrera científica en condiciones. El problema es el dónde realizarla. El gobierno central como los regionales ponen o dicen que ponen mucho esfuerzo en formarnos pero si luego no son capaces de asimilar a esas personas formadas...el "esfuerzo" es totalmente en vano. La clave de generar una sociedad con investigadores bien formados es para acabar generando un impacto sobre la economía de una región y sobre la sociedad. Pero si el sistema no es capaz de asimilar a esas personas, este esfuerzo es inútil, para dicha región o país. Ya que acabamos teniendo que emigrar a otros países que son los que de verdad se benefician de esa excelente formación que hemos tenido en España. Y este es el verdadero problema.
La movilidad es necesaria en la ciencia, eso está claro. Pero si entendemos una movilidad dentro de un sistema cíclico donde te vas al extranjero para adquirir aptitudes que luego puedes aplicar en tu centro de origen y así darle un valor añadido. La movilidad como la entiende el gobierno español es, te doy esas aptitudes y otros países las aprovecharán, así de sencillo y así de estúpido. La ciencia es internacional y debe nutrirse de un flujo de personas que se mueven por el mundo transportando conocimiento y saber, el problema es que en este país hay un cuello de botella enorme que no permite afianzar a personas bien formadas y por lo tanto esperar a que estas generen impacto.
No quiero que este artículo parezca de un político que solo se queja y no habla de soluciones, creo que hay soluciones para cambiar esta problemática. La primera es que los políticos españoles (TODOS), abandonen el cortoplacismo y sean  conscientes de que si de verdad quieren que este país progrese hay que hacer planes a largo plazo. Todos exigen un plan nacional de educación y sanidad, algo totalmente necesario, pero es que estos dos planes nacionales deben sostenerse sobre un plan nacional de ciencia e innovación, por que son pilares fundamentales de la educación y la sanidad. 
Otro aspecto a mejorar es la transferencia del conocimiento a la empresa...pero en un país donde las mayores empresas son de construcción y de turismo es algo muy complicado también. No creo que la solución sea meter más dinero en las ayudas Torres-Quevedo, sino de verdad hacer una apuesta valiente por start-up y empresas que hagan I+D+i y que puedan generar un gran impacto, al igual que potenciar las OTRIs universitarias y unidades similares en centros de investigación. La ciencia no puede quedarse en los papers, pero los científicos no estamos capacitados para crear empresas, necesitamos un apoyo institucional que nos sustente.
Finalmente habría que cambiar el modelo de la investigación en universidades y centros de investigación públicos para poder garantizar el reemplazo. Cambiar modelos como el del PDI que genera profesores a los que no les gusta investigar e investigadores a los que no les gusta la docencia, dañando tanto la educación como la investigación. Como he comentado ambos conceptos deben ir ligados, pero no de esta forma. Puede haber un docente excelente en un ámbito, que esté al día de las investigaciones más punteras, pero que centre su tiempo en la docencia, ya que la figura del PDI obliga a centrarse en la docencia, en pedir proyectos y justificarlos, en dirigir TFG, TFM o Tesis doctorales y en hacer gestión dentro de su tiempo...esto es bastante difícil y hace que este personal acabe muy quemado. Otra solución es ofrecer apoyo logístico y burocrático como con unidades que ayuden en la elaboración de proyectos. Cambiar los modelos docentes incluyendo seminarios punteros, prácticas reales, etc. Por último sacar a los políticos de la ciencia, no a la ciencia de la política como ocurre actualmente, ¿por qué? por que no la comprende, no saben sus plazos ni sus limitaciones, no saben su potencial, al no entenderla se sienten ignorantes y por lo tanto vulnerables...lo que hace que ni la mencionen. Seguimos teniendo políticos que niegan el cambio climático, mientras nos achicharramos. Mientras estos políticos sigan en el poder, nunca cambiará ese mapa de la carrera investigadora.
Estas son algunas de las soluciones que se me ocurren, desde mi visión de joven investigador que solo lleva 5 años en este mundillo. Está claro que los burócratas de la ciencia tendrán otra visión, pero quizá deberían pasar unos meses entre poyatas para ver los problemas reales y así ofrecer soluciones reales. 
JFR, 2017

24.6.17

¿Es verdad que nuestro cerebro tiene 11 dimensiones?

Hace poco más de una semana, investigadores del Blue Brain Project, publicaron una noticia sobre un nuevo modelo estructural en nuestro cerebro. Esto ha llenado internet de titulares sobre las 11 dimensiones de nuestro cerebro, generando artículos bastante magufos que confunden claramente el concepto de dimensión. En este artículo intentaré explicar qué es esto de las 11 dimensiones y por qué pueden llegar a ser relevante. ¡Vamos a ello!

La noticia surge de una publicación en la revista "Frontiers in Computional Neuroscience" en pasado 12 de Junio, que lleva por título "Cliques of Neurons Bound into Cavities Provide a Missing Link between Structure and Function" (enlace). Entre los autores de este artículo se encuentra Henry Markram, eminente investigador que encabeza tanto el Blue Brain Project, como el Human Brain Project, ambos proyectos totalmente convergentes. El objetivo principal de estos proyectos es hacer modelos del cerebro para poder así comprenderlo mejor. En el propio artículo no se menciona el tema de las 11 dimensiones, esta afirmación procede del comunicado publicado por el propio Markram con motivo de esta reciente investigación. Puedes leer el comunicado completo de Markram en: https://blog.frontiersin.org/2017/06/12/blue-brain-team-discovers-a-multi-dimensional-universe-in-brain-networks/

Esta investigación está basada en modelaje matemático sobre como se agrupan y comunican las neuronas. Lo más destacado de la investigación es que han observado como las neuronas se agrupan en estructuras geométricas de diferentes dimensiones. De una forma simple podemos entender este concepto. Varias neuronas se agrupan, comunicándose unas con otras para generar estas estructuras. La clave es que cuantas más neuronas se integran en estos circuitos, mayor puede ser el numero de dimensiones alcanzadas. 
Una de las figuras del paper de Markram y colaboradores, donde se ve como pueden surgir estas complejas estructuras tridimensionales

Uno de los aspectos más complicados para modelizar el cerebro humano, pueden ser precisamente estas estructuras, como afirma Markram en el comunicado. Para comprender mejor todo esto, debemos comprender el concepto de topología algebráica. Y esto ¿qué es? Es la rama de las matemáticas que explica utilizando la álgebra, las propiedades de un espacio geométrico. Un ejemplo clásico es el de la taza y el donut que son idénticos a nivel topológico.
gluemug 
Puesto que mi formación en matemáticas es escasa, si queréis saber más sobre topología y sus aplicaciones os recomiendo un excelente artículo del gran Francis Villatoro, publicado en Naukas (enlace). Básicamente, gracias a la topología, estos científicos han intentado comprender como se forman redes determinadas en nuestro cerebro. Y aquí radica una de las claves de este estudio y su importancia. La única forma de comprender el cerebro desde un punto de vista realista es desde la perspectiva que ofrece la topología, ya que nos ofrece una visión que nuestro propio cerebro no llega a comprender. Por eso mismo a la hora de pensar en estructuras geométricas de 7 u 8 dimensiones, no llegamos imaginarlo, en cambio la topología si nos permite modelarlo. En definitiva, se tratan de estructuras complejas formadas por grupos de neuronas y sus conexiones, probablemente, estos grupos cumplan tareas determinadas y una sola neurona pueda participar en varios de estos grupos, debido a su capacidad plástica. Este gran avance, puede ayudar a comprender mejor nuestro cerebro, pero sin duda también nos muestra otro grado más de complejidad.

El modelo diseñado por los investigadores del Blue Brain Project, fue luego observado en tejido cerebral real, confirmando lo que estos modelos nos ofrecen. Es una de las primeras aproximaciones de este gran proyecto, cuyo objetivo es conseguir modelos virtuales de nuestro cerebro, que se asemejen lo más posible a la realidad, y sobre los cuales se pueden inferir diferentes estímulos o alteraciones y de esta forma entender mejor los procesos que subyacen a dichas alteraciones, mucho más allá de la respuesta que es lo que actualmente podemos ver.

Finalmente, es importante destacar el poder de la interdisciplinariedad en la neurocienca, de nuevo se ha puesto de manifiesto que investigadores de diferentes ámbitos deben trabajar en común para poder obtener grandes resultados. La única forma de investigar el cerebro es desde el prisma de la inter o multidisciplinariedad, ya que solo de esta forma comprenderemos este maravilloso y complejo órgano.

JFR, 2017

18.6.17

En la libertad reside el conocimiento

Esta semana he podido escaparme para visitar la exposición "Ciencia de Acogida" que ha organizado Principia y que se puede visitar hasta el 17 de Septiembre en CentroCentro de Madrid (Plaza de Cibeles, Nº1. 3ªPlanta) (http://cienciadeacogida.org/). Se trata de una exposición que tendría que ser visitada por estudiantes de toda España por su elevado nivel didáctico. En ella se exponen las principales figuras de la ciencia que por cumpla de ideología, religión o simplemente estar en el lugar inadecuado en el momento menos oportuno, tuvieron que abandonar su país. Científicos que marcaron un antes y un después en sus disciplinas, y que fueron responsables del progreso de la humanidad durante el pasado siglo.


Actualmente vivimos un nuevo movimiento social en protesta por la nueva crisis de los refugiados. Crisis, que sinceramente no ha dejado de existir en ningún momento, desde que la humanidad empezó a vivir en sociedad. El ser humano tiene la costumbre de querer imponer religión, ideología, etc., discriminando a quien no esté a favor de ella. Con esta exposición, se muestra otra dimensión más de esta problemática. Además de la pobreza social y cultural que genera un movimiento de refugiados sobre el país de origen, donde además, casi siempre, subyace un conflicto armado, la huida de personas, supone perder el pilar fundamental de una sociedad, su cultura. Esto es algo que muchas veces no llegamos a comprender, llegando a creer que estas personas van a los países receptores a ocupar un espacio que no es suyo, lo que evoluciona de forma casi natural, en movimiento xenófobos impulsados por líderes con comportamientos muy psicopáticos, pero que utilizan el miedo para generar odio. 
La exposición "Ciencia de Acogida" es una de las mejores medicinas para combatir contra ese odio y para luchar contra el miedo generado por líderes ignorantes. De nuevo ciencia y cultura, son el mejor remedio para paliar ese mal tan humano que es la ignorancia. Conocer la vida de mentes verdaderamente brillantes que tuvieron que dejar todo, y a pesar de ello se mantuvieron firmes a sus principios, su infinita curiosidad y sus ganas de hacer de este mundo un lugar mejor, hace que esta exposición tenga un gran valor didáctico. De hecho, hago referencia a su importancia en jóvenes ya que son ellos los que están recibiendo constantemente el bombardeo de información sesgada sobre los refugiados, y por que son ellos los que tendrán que tomar las decisiones en el futuro. Un futuro donde si cada vez se crean más muros y fronteras, se fomentarás las desigualdades. Un futuro en el que si los responsables de tomar decisiones políticas, no ponen freno al cambio climático, las desigualdades cada vez serán mayores. Por lo tanto, un futuro donde la problemática de los refugiados se hará cada vez más patente.


Me gusta siempre decir, que la ciencia es el principal movimiento social en el que no existen fronteras, y en el que cada día intentamos los científicos, que los muros se vayan rompiendo. Tenemos ejemplos paradigmáticos como el CERN donde personas de diferentes culturas y religiones conviven con un objetivo mayor. Hace ya varias décadas que los filósofos de la ciencia se han percatado de que los grandes desafíos y las grandes preguntas a las que nos enfrentamos los científicos, solo se podrán resolver uniéndonos y centrándonos todos en objetivos comunes, solo de esa forma llegaremos a Marte, curaremos el Alzheimer o descubriremos energías limpias. 

No me quiero enredar más tiempo, ya que quería simplemente destacar esta gran exposición e invitar a todos los lectores a que vayan a visitarla y a aprender sobre lo inútiles que son las fronteras y como el conocimiento, al igual que las personas, debe fluir libremente por el mundo, y no obligado por dictadores, parias y gobiernos intransigentes que pasarán a la historia como ignorantes, asesinos y tiranos, mientras que la ciencia y el conocimiento prevalecerán, demostrando el verdadero carácter y fuerza del ser humano.

JFR, 2017

¿Qué pensamos los españoles sobre la ciencia y la tecnología? Nueva colaboración en el blog de Celera

Con una frecuencia anual la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECyT) publica su “Encuesta sobre percepción social de la ciencia”, un estudio en el que se analiza minuciosamente la relación directa entre ciencia y sociedad en nuestro país. Se trata de una encuesta que ofrece una información fundamental tanto para científicos como para la sociedad general y que deberían tomar muy en serio nuestros dirigentes. De ella se extraen conclusiones que deben invitarnos a una obligada reflexión como que del total de ciudadanos poco interesados por la ciencia, el 33,5% es porque no la entienden. Profundicemos en este interesante estudio.

Esta encuesta ofrece una visión muy significativa ya que está conformada por 6357 entrevistas a personas de diferentes edades y de toda la geografía española, de hecho se han hecho mínimo 350 encuestas por región. 

En nuestra sociedad encontramos un 16,3% de la población con un interés “espontáneo” por la ciencia, esto se refiere a que entre este porcentaje de la población, la ciencia es uno de sus principales intereses. Es de destacar, que en el caso de las mujeres este interés se ha incrementado significativamente desde la última encuesta, mientras que en hombres ha descendido ligeramente.