21.7.14

Esta semana en ciencia (20-07-2014)

Esta semana ha estado muy activa en el mundo de la ciencia (como todas), si quieres no perderte algunas de las noticias recopiladas por IFLS no dudes en visitar los enlaces (en inglés):


Amigos: http://bit.ly/1ruMYtP
Cerebros: http://bit.ly/1nXviEG
Suelos marcianos: http://bit.ly/WwGluu
Bosón de Higgs: http://bit.ly/1yN1GgA
Asteroide: http://bit.ly/1nsLnD6
Marcapasos: http://bit.ly/1n6oJ1S
Material más negro: http://bit.ly/1nsLlLJ
Diabetes: http://bit.ly/1psxuC6

             ¡Divulga Ciencia, Divulga Conocimiento!

Servet, 2014 

11.7.14

¿Quién fue William Utermohlen?

Hoy queremos rendir homenaje a una persona cuya obra se ha convertido en un referente mundial para ejemplificar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Se trata de William Utermohlen, un pintor nacido el 4 de diciembre de 1933 en South Philadelphia (USA) en el lecho de una familia de origen alemán. Llevó a cabo sus estudios desde 1951 a 1957 en la Pennsylvania Academy of the Fine Arts, una famosa academia de arte estadounidense, más tarde se trasladó a la  Ruskin School of Drawing and Fine Art de Oxford, en Inglaterra. Desarrolló su carrera de pintor por distintos países y llevó a cabo distintas exposiciones por países europeos y americanos. 

Hacia 1991 William empezó a experimentar problemas cognitivos muy leves, como problemas para abrocharse la camisa, a veces tenía olvidos leves, pero no fue hasta 1995 hasta que no le diagnosticaron de la enfermedad de Alzheimer, patología cada vez más famosas a todos los niveles.  Desde el momento en que se le diagnosticó la enfermedad, el artista centró su obra en los autorretratos (aunque esta disciplina ya la había desarrollado con anterioridad), y fue llevando a cabo estos tipos de cuadros durante los 5 años siguientes. 
Los autorretratos de William Utermohlen

Entre cada cuadro, hay un año de diferencia (en casi todos), en el caso de la enfermedad de Alzheimer, un año puede representar un deterioro cognitivo importante, sobre todo en etapas más tardías de la enfermedad. En el caso de William, entre los primeros autorretratos se observaban pequeños cambios que habría que ser muy riguroso para asociarlos a la enfermedad, pero con el paso del tiempo las diferencias debidas a la enfermedad se hacían más notables.

El caso de William ha sido destacado por importantes expertos en Alzheimer y destacado en diversas editoriales de importantes revistas, ya que ha mostrado como de una forma totalmente didáctica y artística, una persona va perdiendo sus facultades con el desarrollo de la enfermedad. En el caso de William, además se pueden observar diversas expresiones en su gesto que nos muestran como el estado de ánimo de los enfermos también se ve afectado. Sin duda alguna con las obras de este pintor se pone de manifiesto como esta enfermedad devastadora va limando las capacidades de los enfermos. Recomendamos la difusión de la obra de este autor, ya que sólo con su pasión, su trabajo, su expresión artística, ha puesto de manifiesto como la enfermedad va deteriorando a una persona de una forma totalmente gráfica, que es mucho más sencilla de explicar a cualquier persona que las alteraciones bioquímicas y fisiológicas que ocurren dentro del cerebro de los enfermos. Sin duda alguna gracias a personas como el, entendemos mejor la enfermedad a otro nivel que nunca antes se había visto. Es otro ejemplo de como el arte y la ciencia pueden ir de la mano.

6.7.14

Y tu, ¿comes flores?

Este domingo intentaremos presentar un post culinario y además hablaremos de flores.
Por que las flores, como todos sabemos son unas de las joyas que nos regala la naturaleza, se utilizan en ornamentación, decoración y otras áreas como la medicina tradicional. Pero desde la antigua Roma, también se utilizan como elementos culinarios. No solo los romanos, también en la antigua china, o grandes civilzacones como la india, la utilizaban en su dieta.

Y aquí viene nuestra pregunta de hoy. Y tú, ¿comes flores?. Si hacemos un repaso a una dieta de cualquier persona del mediterráneo nos costaría encontrar flores en nuestra dieta, pero consumimos más de lo que pensamos. 

Un ejemplo es la flor de calabacín o de la calabaza, estas se utilizan mucho en cocina, se pueden comer frescas o rebozadas y rellenas son un auténtico manjar (sobre todo rellenas de queso). 
Flores de Calabacín rellenas de queso
Otra flor que se utiliza mucho en la cocina para condimentar es el azafrán, ya que se aprovechan sus estambres como un delicado condimento, esto se debe al crocin, que es el compuesto químico que que provoca el color dorado y el sabor amargo al condimentar con azafrán. De hecho en muchas regiones de España es una base económica, aunque el 96% del azafrán producido en todo el mundo, procede de Irán.

Recientemente en la alta cocina se están empezando a utilizar distintos pétalos de flores en las ensaladas (incluso hay muchos restaurantes que ofrecen ensaladas de flores). Tenemos flores como el jazmín o la vainilla cuya tradición culinaria es mucho más conocida, ya sea acompañando en la composición de distintos tés o como condimento, respectivamente.

Si queréis probar con algunas de estas recetas os recomendamos:
En este caso se desvela otro uso de los recursos que nos ofrece la madre naturaleza, en un mundo cada vez más habitado el futuro pasa por saber aprovechar los recursos ofrecidos sin devastar el planeta, como actualmente está ocurriendo. 

Servet, 2014