5.1.18

No es mirra todo lo que reluce

Hoy me he levantado con la intención de escribir un artículo contando alguna curiosidad sobre los preciados regalos que hicieron los tres magos de oriente al niño Jesús. A pesar de ello mi mente febril y griposa se empeñaba en cantar constantemente "pero mirra como beben los peces en el río" así que he decidido compartir con vosotros una historia apasionante sobre la mirra, esa gran desconocida. 

Todo comienza con el origen de este curioso material que encontramos en el Commiphora myrrha, un arbusto espinoso de la familia Bursera que se encuentra tradicionalmente en regiones del norte y este de África y en zonas de Turquía. Este árbol se caracteriza por generar una resina gomosa que es nuestra protagonista de hoy, la mirra. Debido a su olor era muy utilizado en perfumes y ungüentos en la antigüedad, que junto a su uso medicinal le otorgaba un gran valor, de ahí que Baltasar agasajara con esta resina el recién nacido niño Jesús, mientras que sus colegas eligieron el oro o el incienso. 

Antiguamente se utilizaba en medicina para múltiples funciones, entre las que curiosamente, encontramos, inducir el aborto. También se utilizaba para la ronquera, disentería, para aliviar quemaduras, como antiséptico dental, pero claro todo esto era en la antigüedad cuando la ciencia no había avanzado lo suficiente para confirmar estos efectos. Por suerte, hoy estamos en el siglo XXI y la ciencia, a día de hoy, no ha demostrado efectos positivos de la mirra en la salud. ¡Qué bueno es esto del progreso!

...un momento...si miramos en internet encontramos que hoy día la mirra sigue utilizándose para todo tipo de enfermedades, de hecho el aceite de mirra es recomendado según decenas de webs especializadas en medicina natural (enlace) y también en OK Diario (enlace), desde afecciones bucales hasta enfermedades como el cáncer, diabetes, hepatitis o infecciones de todo tipo. Puesto que soy un profano total en la química de este compuesto, he decidido indagar un poco para ver si estas maravillosas propiedades naturales, son reales o fantasía. Si quieres saber más sobre la química de esta resina te recomiendo el artículo de Jesús Gil en su excelente blog Radical Barbatilo (enlace). 

Para saber más sobre el efecto terapéutico hoy día de la mirra, he acudido a PubMed, la base de datos de revistas científicas del NCBI de Estados Unidos, la base de referencia que los científicos utilizamos todos los días. Mi primera sorpresa ha sido encontrar más de 500 artículos relacionados con la mirra, lo cual es una cantidad considerable, pero si lo comparamos con otros compuestos naturales que si han demostrado efectos terapéuticos como el coenzima Q (12586), resveratrol (10269), ácido ascórbico (Vit.C) (52254) o taxol (33941), es una cifra bastante baja. La mayoría de los artículos hacen referencia al género al que pertenece la mirra, Commiphora, ya que otras resinas por plantas de este género si están siendo hoy día materia de estudio

Una de las enfermedades donde aparece un mayor número de estudios es la esquistosomiasis, una patología causada por gusanos parásitos frecuente en África. El Ministerio Egipcio de Salud llegó a aprobar un fármaco basado en la mirra llamado Mirazid para tratar esta enfermedad. Si se profundiza en este tratamiento llegamos a varios estudios que ponen en duda la eficacia de este compuesto (artículo 1; artículo 2; artículo 3; artículo 4). Si nos detenemos en otras enfermedades o patologías como el acné o enfermedades inflamatorias, existen algunos artículos donde plantean el uso de la mirra, pero todos ellos están de acuerdo en que se requiere mucha más investigación y que a día de hoy no es un tratamiento eficiente frente a ninguna de estas patologías y todos ello probándolo en modelos celulares o animales. Un artículo tipo review concluye que puede generar una ligera actividad antiinflamatoria y analgésica en ratones a dosis altas.  
 
Imagen del controvertido fármaco Mirazid
Por lo que hablar del aceite de mirra para tratar el cáncer o la diabetes es una auténtica barbaridad. Olerá todo lo bien que se quiera, pero a día de hoy no existe evidencia científica que demuestre y justifique su uso. 

Espero que los reyes magos os traigan mucha ciencia y pensamiento crítico.

JFR, 2018

4.1.18

La lucha contra el cáncer continúa

Los comienzos de año siempre son periodos de grandes promesas y esperanzas. Desde el punto de vista científico, estoy seguro de que 2018 traerá buenas noticias respecto al avance de la lucha contra el cáncer. La irrupción de nuevas tecnologías como CRISPR-Cas9 podría generar un cambio significativo en el abordaje terapéutico de esta enfermedad de enfermedades, pero en el artículo de hoy me gustaría compartir contigo, lector, uno de los avances más prometedores, relacionado con el uso de anticuerpos.
Resultado de imagen de pembrolizumab
Unión del pembrolizumab (Anti-PD1) a PD1 induciendo la destrucción de la célula tumoral
Uno de los avances más significativos en los últimos años relacionado con la lucha contra el cáncer es la aparición de anticuerpos terapéuticos que pueden atacar a más de un tipo de cáncer diferente. El principio es sencillo, se trata de que dicho anticuerpo actúe frente a una alteración que no esté asociada al órgano afectado por el cáncer, sino que subyazca a varios tipos tumorales diferentes. El ejemplo que hoy os traigo ataca directamente a alteraciones en el ADN. Se trata del pembrolizumab, diseñado por Merck. Se ha demostrado como este anticuerpo, clásicamente utilizado para el tratamiento de melanoma, puede ser utilizado para cualquier tipo de tumor sólido adulto o infantil que cumplan una condición, deben tener deficiencias en los mecanismo de reparación genética. Se trata de un gran salto ya que actualmente los anticuerpos actúan sobre un número reducido de tipos tumorales, además, supone una novedad conceptual muy interesante. 

En un estudia reciente a de Diaz y colaboradores de la Universidad Johns Hopkins estudiaron el efecto de este anticuerpo en 86 pacientes con 12 tipos tumorales diferentes, todos ellos con alteraciones asociadas a la reparación. 53 de los pacientes respondieron positivamente a la administración de pembrolizumab (artículo completo).

Permaneceremos atentos durante este 2018 al efecto del pembrolizumab y otros anticuerpos en la lucha contra el cáncer. También debemos tener en cuenta otras terapias prometedoras como el uso de CRISPR-Cas9, avances en el uso de neutrófilos para eliminar células tumorales, terapia génica, etc. En definitiva estamos asistiendo como espectadores a unos años que jugarán un papel fundamental en la lucha contra el cáncer. Lanzar mensajes que afirman que el cáncer va a desaparecer en un periodo corto de tiempo es un error rotundo, pero si es verdad que tanto los avances en ciencia básica como aplicada están abriendo nuevas opciones en esta lucha. Permaneceremos atentos a los avances en este 2018.

JFR, 2018

17.12.17

De la placa Petri a los organoides


En contra de los que muchos piensan, la ciencia básica sigue evolucionando y creciendo en los últimos años, siendo el pilar fundamental del desarrollo científico. Mi campo de trabajo, la biología celular, no es una excepción y en la actualidad estamos asistiendo a la irrupción de nuevos modelos in vitro para el estudio del ser humano, los organoides. Se trata de estructuras que cumplen las características funcionales y estructurales de órganos humanos, pero que son desarrollados en placa petri (in vitro) a partir de células de células madre embrionarias (principalmente). Para obtenerlos, se debe tener un conocimiento profundo de los procesos moleculares asociados al desarrollo de dichos órganos, lo cual en algunos casos, aún no está totalmente descifrado. 

Uno de los ejemplos más destacado de organoide son los mini-brains que reproducen fielmente las estructuras cerebrales. Hace pocos meses hablé sobre estas estructuras en Principia, puedes consultar el artículo completo aquí (enlace). La gran ventaja que ofrecen estas estructuras, es que se pueden utilizar para modelizar procesos que son imposibles de estudiar en los modelos animales, además pueden favorecer que se reduzca el número de estudios con animales, ya que pueden reemplazar algunos estudios con modelos in vivo. Por otra parte, se están utilizando para probar diferentes fármacos como puente entre los modelos celulares y los animales. El abanico de posibilidades es muy amplio y cada día se publican decenas de investigaciones que utilizan este modelo como aproximación metodológica. Si utilizamos el comando "organoid" en Pubmed, obtenemos más de 10.000 artículos indexados.

Además de los mencionados mini-brains, también se han desarrollado modelos de riñón, pulmón o de diferentes regiones del tracto digestivo. En este último grupo entra el organoide de cuerpo gástrico. A nivel embrionario el estómago humano se forma a partir de dos estructuras, el antro gástrico y el cuerpo gástrico, cada una de las cuales por rutas diferentes. Recientemente, investigadores de Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, encabezados por Kyle W. McCracken obtuvieron el organoide del cuerpo gástrico. Esta estructura presenta las glándulas que llevan a cabo los principales procesos estomacales. Este modelo permitirá estudiar diferentes procesos y afecciones del estómago, además de servir para estudiar el efecto de diferentes fármacos.

Vivimos en una época de florecimiento científico, donde el conocimiento empieza a estar globalizado, por lo que la ciencia básica está en mejor estado de forma que nunca, el ejemplo que traigo hoy es uno más sobre cómo se van identificando nuevas técnicas y aproximaciones para conocer mejor como funciona nuestro interior.

21.11.17

El terraplanista y la posverdad

Hoy se ha viralizado la respuesta de un youtuber terraplanista que ha respondido al mismísimo Pedro Duque y le ha "defendido" por qué la Tierra es plana. 

Aunque nos lo tomamos a risa y broma, se trata de un ejemplo de como en las redes sociales la opinión prevalece sobre la razón. No debemos olvidar que este tipo tiene 88.000 seguidores en youtube. Este es un claro ejemplo de posverdad y en este caso posverdad científica. La pasada semana organizamos, en la Fundación Rafael del Pino, una mesa redonda, precisamente sobre este tema. Contamos con grandes ponentes como María Blasco, Pere Estupinyá, Antonio Calvo Roy, Carlos Elías y Javier García y con Pilar Gil como moderadora. Una de las principales conclusiones que se obtuvieron de la mesa, es que vivimos en una época del "todo vale científico". Cualquiera puede disfrazarse de experto en cualquier tema que esté de moda, a cambio de conseguir likes o por pura ignorancia. Sin duda alguna hacer la ciencia asequible y apasionante para la sociedad e invertir en educación, pueden ser las principales vías para solventar esta tesitura.

En un artículo que he publicado en el blog de Celera, he resumido las principales conclusiones e ideas que se plantearon en la mesa. Puedes leerlo completo en este enlace

Terraplanistas del mundo, la ciencia es la mejor aventura a la que se puede dedicar el ser humano, la ignorancia, en cambio, es la peor de las desdichas.

JFR, 2017

19.11.17

La salud pública puede ser clave en la lucha contra el Alzheimer



La enfermedad de Alzheimer supone uno de los mayores desafíos para la ciencia actual. Hoy os traigo los resultados de un gran estudio epidemiológico que ha puesto de manifiesto la importancia que puede tener la salud pública y la educación en la prevención de esta devastadora enfermedad. 
 
Previamente en el blog he dedicado varios artículos a la enfermedad de Alzheimer, uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la neurociencia en la actualidad. En esta humilde blog, he hablado sobre el avance en fármacos como el Aducanumab, sobre las hipótesis de la enfermedad o artículos que relacionan la cultura con esta patología. Hoy quiero traer a la luz un gran estudio que arroja luz sobre cómo prevenir esta enfermedad, aunque ya os aviso que los resultados puede que no gusten a muchos y a otros les confirmen algo que ya sospechaban.

Actualmente, con la conexión global, digitalización de historias clínicas, etc., se pueden realizar grandes estudios epidemiológicos, de hecho, considero que esta va a ser una de las ramas de la medicina que más va a crecer en los próximos años. Para comprender el estudio del que quiero hablar hoy, primero hay que mencionar los estudios de asociación. Básicamente, estos estudios toman un gran número de pacientes sanos y se les hace un seguimiento durante un largo periodo de tiempo estudiando diferentes factores considerados de riesgo o protectores, y otros muchos sin relación (en principio). Con el paso del tiempo se observa la incidencia de estas personas en una determinada enfermedad y se obtienen correlaciones que indican si existen factores que predispongan o protejan frente a dicha enfermedad. Con respecto a la enfermedad de Alzheimer, por estos estudios, se ha visto que tener una buena salud cardiovascular, llevar una dieta equilibrada o hacer ejercicio tres veces por semana, está correlacionado con una menor incidencia de la enfermedad, pero hasta hace poco tiempo, estos factores no habían sido estudiados en ensayos aleatorios. Estos ensayos son los clásicos para probar fármacos donde hay un grupo de control y grupos con diferentes tratamientos, todos aleatorizados.

En 2009 comenzó el estudio FINGER (Estudio Finlandés de Intervención Gerátrica para Prevenir el Deterioro y la Discapacidad Cognitiva), para el que se reclutaron más de 1200 personas de entre 60 y 77 años, edad de riesgo para padecer la enfermedad de Alzheimer. Se dividieron en un grupo control que siguió las recomendaciones clásicas (además de pequeñas sesiones formativas) y en un grupo tratado, los cuales se sometieron a régimen de dieta, ejercicio físico y entrenamiento cognitivo durante 2 años. Básicamente se les recomendaba llevar una dieta saludable  y equilibrada con restricción de consumo de ácidos grasos trans, azúcares refinados y alcohol y un complemento alimenticio de vitamina D. En cuanto al ejercicio también fue tutelado, mientras que el entrenamiento cognitivo fue a través de un programa informático. Una vez finalizado el estudio se empezaron a obtener resultados muy interesantes como que el riesgo de padecer la enfermedad se redujo en un 30% en el grupo tratado, además mostraron mejora en diferentes funciones cognitivas y ejecutivas como la memoria compleja o la velocidad de procesamiento, comparado con el grupo control. 
 
Uno de los artículos publicados sobre este estudio (enlace)
Por lo tanto este estudio confirma que una mezcla de ejercicio físico, control de la dieta y estimulación mental y social (muchas actividades se hacían en grupo) puede servir para prevenir en parte esta enfermedad. No olvidemos que la aplicación de esta metodología fue durante solamente dos años y a edades avanzadas, cuando se considera que la enfermedad ya puede estar desarrollándose aunque sin mostrar síntomas claros. Para profundizar, el estudio ha sido ampliado a siete años más, donde se incorporarán estudios de neuroimagen entre otras técnicas. 

Todo ello con el objetivo de buscar diferentes abordajes para esta enfermedad, ya que actualmente la farmacología no logra dar en el centro de la diana, una buena intervención en salud pública podría jugar un papel clave en la prevención de esta enfermedad. No debemos olvidar el gasto que supone esta enfermedad para los diferentes sistemas de salud, por lo que implementar técnicas económicas y sencillas y que encima arrojen esperanza, puede ser, a día de hoy, una nueva esperanza frente a la enfermedad de Alzheimer.

JFR, 2017

¡Nace de ADICIPEC!

El 13 de Noviembre se presentó en Ciudad Real ADICIPEC, la Asociación de Divulgación Científica y Pensamiento Crítico de Ciudad Real. El nombre en sí es toda una declaración de intenciones que deja claro los objetivos de esta asociación. ADICIPEC está, actualmente, integrada por 17 investigadores de Ciudad Real y se presentó con un encuentro con Pere Estupinyá, con quien estuvimos hablando de divulgación, ciencia, actualidad, etc. 

Desde hace varios años están surgiendo varias iniciativas de divulgación científica en Ciudad Real, una ciudad que en época universitaria cuenta con un ratio de 1:8 estudiantes por ciudadano (más o menos). A pesar de ello, no se observa una integración de la universidad en la ciudad. Pero este panorama está cambiando, y un ejemplo claro es el nacimiento de ADICIPEC. A día de hoy, la asociación está formada por 17 investigadores de diferentes centros de investigación de la ciudad (Facultad de Medicina, Facultad de Química e IRICA, Facultad de Derecho, Escuela de Ingeniería de Caminos, IREC-CSIC y Unidad de Investigación Traslacional del Hospital General Universitario de Ciudad Real).


La asociación se presentó el pasado lunes 13 con un acto llamado "Conversaciones con el cazador de cerebros". Tuvimos la enorme suerte de contar con Pere Estupinyá, con quien conversamos sobre avances cientificos, divulgación, ciencia del sexo, etc. En un formato que busca acercar a grandes figuras de la ciencia y la divulgación a la sociedad de Ciudad Real, dándoles la oportunidad de conversar con ellos a través de sus preguntas. Este formato lo repetiremos en el futuro tras el éxito del primer encuentro. Y es que una actividad así define perfectamente uno de los objetivos de esta asociación, que es acercar la ciencia a la sociedad de Ciudad Real. El segundo objetivo es que nuestros ciudadanos conozcan los avances e investigaciones que se hacen en nuestra ciudad.

El tercer objetivo es generar vocaciones y llevar la ciencia a los más pequeños de la ciudad. Para ello haremos diferentes actividades como las que hemos realizado en las últimas semanas. Una de ellas fue un pleno con concejales escolares de la ciudad que presentaron sus trabajos con motivo del Día Mundial de la Ciencia para la Paz (enlace). Otra actividad fueron los talleres Diverciencia, que congregaron ayer 18 de Noviembre a más de 150 niños en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Ciudad Real. Se ofrecieron talleres sobre el cuerpo humano y sobre química (enlace). 

En definitiva, lo que buscamos con ADICIPEC es que Ciudad Real tenga una agenda cultural científica. Puedes seguir nuestros pasos en nuestra página de Facebook (enlace),  y consultar cualquier duda en adicipec@gmail.com.

JFR, 2017